In Coena Domini. El Papa a los sacerdotes: déjense lavar los pies

In Coena Domini. El Papa a los sacerdotes: déjense lavar los pies
En la noche en el que el más grande se hace pequeño, (cfr. Jn 13, 3-5), el Pontífice improvisa la homilía de la Misa de la Cena del Señor, y da tres palabras claves, Eucaristía, servicio, unción, es decir «la realidad de esta celebración». Y se dirige a los sacerdotes, a quienes hoy lleva consigo al altar. «Sean grandes perdonadores», les dice.

Source: Vatican
Link: In Coena Domini. El Papa a los sacerdotes: déjense lavar los pies

Epidemias, cuarentenas, iglesias vacías: precedentes históricos

Epidemias, cuarentenas, iglesias vacías: precedentes históricos
Las condiciones en las que se celebra esta Pascua no son inéditas: los papas y obispos a lo largo de los siglos han promovido medidas extraordinarias para evitar contagios. En este artículo se habla de los casos de Milán en Navidad de 1576 y de Roma en 1656.

Source: Vatican
Link: Epidemias, cuarentenas, iglesias vacías: precedentes históricos

Migrantes e indígenas, los descartados en la frontera entre Venezuela y Brasil

Migrantes e indígenas, los descartados en la frontera entre Venezuela y Brasil
Santa Elena de Uairén es una ciudad venezolana, fronteriza con Brasil y Guyana. Sitio de paso para quienes emigran hacia el sur, a países como Brasil, Bolivia y Argentina. Entrevista a Monseñor Felipe González, Vicario Apostólico del Caroní.

Source: Vatican
Link: Migrantes e indígenas, los descartados en la frontera entre Venezuela y Brasil

El Santuario de Pompeya continúa su labor de acoger a los marginados

El Santuario de Pompeya continúa su labor de acoger a los marginados
En medio de la pandemia la Iglesia siga estando cerca de los más necesitados de la sociedad. Un ejemplo concreto de solidaridad es el Santuario de Nuestra Señora del Rosario de Pompeya, cuyas estructuras caritativas permanecen abiertas para ayudar a los niños, ancianos, mujeres y madres en dificultad, a la vez que cumplen con las normas de contención sanitaria para evitar la difusión del coronavirus.

Source: Vatican
Link: El Santuario de Pompeya continúa su labor de acoger a los marginados

«Todos somos Pedro». La más hermosa reflexión para este Jueves Santo

«Todos somos Pedro». La más hermosa reflexión para este Jueves Santo

Pedro… es jueves Santo, Jesús está a punto de empezar a vivir sus horas más duras. Sus discípulos lo acompañan. Es tan grande el amor de Jesús por estos sus amigos. No solo entrega su vida dejándose matar. Con ternura hasta el último minuto, continúa formando, amando y dejando los dones que solo Dios puede dejar a los que ama, su presencia y compañía para siempre.

El día pasa, los discípulos saben que la hora llega. Jamás imaginaron lo difícil de la prueba. Simón Pedro, discípulo querido, seguidor vehemente de Jesús. Apasionado e impulsivo. Con un corazón sediento de amor no concibe la vida sin su Maestro: «Aunque todos se aparten por causa de ti, yo nunca me apartaré… Aunque tenga que morir contigo, jamás te negaré». (Mt, 26-34)

La hora más dura ha llegado, Pedro

Tu mejor amigo está solo, ha llegado el momento en que va a demostrar cuánto te ama. Lo sabes. Qué difícil aceptar que tu mejor amigo no solo ya no estará, sino que además va a sufrir lo indecible. Te resistes, quieres cambiar sus planes.

Pero si estábamos tan bien. «Maestro, ¿por qué te tienes que ir así?», te preguntas. «¿Cómo vamos a vivir sin ti?, ¿es esta la Gloria que nos prometiste?» Aún con tantas dudas, nada podrá hacer que te alejes de tu maestro. Iluso. Esta hora también es tuya.

Llegan los centuriones, Judas ya ha traicionado al maestro. El miedo y la furia se apoderan de ti. ¡Qué ganas de acabar con todos!, ¡dejen al Maestro! No puedes contener tus impulsos y por defender a quien amas, tomas tu arma y atacas sin piedad.

La sangre cae, tu maestro te detiene. Es todo tan confuso, Pedro. Si a penas hace horas éramos libres. La ternura de tu Maestro, te descoloca aún más. ¿De esto se trataba el amar al enemigo? Su mano gentil sana las heridas, incluso de aquel que busca hacerle daño.

Ama, Pedro. Ama hasta que duela

Se han llevado a Jesús, has quedado solo… Jamás dejarás al Maestro. Aún con miedo lo sigues. ¿Conoces a Jesús? ¡No! Tres veces no. El gallo canta. Los ojos de tu Maestro te encuentran. Miran incluso tu alma. Siempre tuvo razón. Qué dolor tan grande, lo has negado.

Sus ojos te miran. Aún te ama, te ama tanto. No puedes resistir. El dolor es tan grande, le has dicho «no» en sus horas más difíciles, cuando más te necesitaba. «Aunque tenga que morir contigo, jamás te negaré».¡Huye, Pedro!

Si supieras que ese dolor que ahora te traspasa el corazón es parte de la Pasión de Cristo. Si supieras que Él también carga con tus penas. Carga con el dolor de haber sido negado. Carga con ese odio que sientes hacia ti mismo.

Pero, Pedro, ¡te has arrepentido!

Él es tu amigo tan querido. Ya te ha perdonado, siempre lo supo y aún así te amó. Incondicionalmente, te ama, solo necesita que vuelvas a Él. Vuelve a Él, Pedro. Vuelve a Él, una y otra vez y otra vez y otra vez. Tu negación nunca será más grande que su amor.

Pronto lo sabrás. Lo volverás a ver, así como siempre, así como antes. Y te preguntará si lo amas. Respóndele Pedro, responde con toda la sinceridad de tu corazón. Ama, Pedro solo por el amor serás medido…

Jesús dejó a Simón Pedro como su vicario. Aquel que llenaría de fortaleza a sus hermanos y tendría las facultades de regir sobre su Iglesia. Simón Pedro, un pescador con una vida sencilla. Sin grandes aspiraciones tal vez, pero con un corazón sediento de Dios. Un amor que fue correspondido y en abundancia.

Somos todos de alguna manera, Pedro

Impulsivos, vehementes, sencillos y muy lejos de ser eruditos. Nuestro miedo y fragilidad son grandes. Negándolo una y otra vez, el corazón nos duele. Jesús que ya ha cargado con nuestros pecados y traiciones, no solo nos ama incondicionalmente, también nos consuela y nos retorna al camino.

Solo requiere de tu sí. De tu amor sincero. Consiente de tu fragilidad y tu necesidad urgente de Él. Jesús, necesita que lo ames, que lo ames profundamente. Tu arrepentimiento sincero hace la diferencia. Él perdona tus pecados, te vuelve nuevo una y otra vez en el sacramento de la reconciliación. A través de su sacrificio redentor Jesús se queda contigo todos los días hasta el fin del mundo.

La entrada «Todos somos Pedro». La más hermosa reflexión para este Jueves Santo se publicó primero en Catholic-Link.



Source: catholic-link
Link: «Todos somos Pedro». La más hermosa reflexión para este Jueves Santo

Tierra Santa. Pizzaballa: en Pascua, unidos contra el COVID-19

Tierra Santa. Pizzaballa: en Pascua, unidos contra el COVID-19
Los Lugares Santos, cerrados al público, parecen sufrir junto con la población. Esta es la reflexión del administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén, el Arzobispo Pierbattista Pizzaballa, habla en la entrevista concedida a Vatican News de los ritos de Pascua en Tierra Santa, según las restricciones por el coronavirus

Source: Vatican
Link: Tierra Santa. Pizzaballa: en Pascua, unidos contra el COVID-19

COMECE lanza una plataforma que transmite las Misas desde los santuarios europeos

COMECE lanza una plataforma que transmite las Misas desde los santuarios europeos
El objetivo de los obispos europeos es el de satisfacer la necesidad de todos aquellos que desean participar en las celebraciones religiosas pero no pueden físicamente debido al confinamiento por la pandemia.

Source: Vatican
Link: COMECE lanza una plataforma que transmite las Misas desde los santuarios europeos

Haití: la Iglesia se prepara para enfrentar el covid-19

Haití: la Iglesia se prepara para enfrentar el covid-19
Durante esta Semana Santa, los fieles haitianos rezan a Dios para que les dé la gracia de su protección y la fuerza interior necesaria en estos tiempos de pandemia. En este pobre país caribeño, 21 personas han sido oficialmente infectadas por el virus. En un contexto de «pánico generalizado», el padre Richard Frechette, médico y sacerdote estadounidense, está movilizando todos sus recursos para ayudar a la población.

Source: Vatican
Link: Haití: la Iglesia se prepara para enfrentar el covid-19

Nace jesuits.online, la respuesta de los jesuitas en el mundo ante el COVID-19

Nace jesuits.online, la respuesta de los jesuitas en el mundo ante el COVID-19
Jesuits.online es el nuevo portal multilingüe lanzado hoy por la Curia General de la Compañía de Jesús para informar, en tiempo real sobre las numerosas iniciativas emprendidas por los jesuitas de todo el mundo ante la pandemia del Coronavirus.

Source: Vatican
Link: Nace jesuits.online, la respuesta de los jesuitas en el mundo ante el COVID-19

9 de abril. Museos Vaticanos: La belleza nos une

9 de abril. Museos Vaticanos: La belleza nos une
La belleza crea comunión, involucra en la misma mirada a personas distantes, conecta el pasado, el presente y el futuro. El Papa Francisco lo ha recordado en más de una ocasión. La universalidad de la Buena Nueva siempre ha sido traducida por la Iglesia en el lenguaje del arte. A partir de estas premisas, en un momento histórico dramático, caracterizado por la incertidumbre y el aislamiento, presentamos esta iniciativa realizada por los Museos Vaticanos y Vatican News: las obras maestras de las colecciones del Vaticano comentadas por los Papas.

Source: Vatican
Link: 9 de abril. Museos Vaticanos: La belleza nos une

9 de abril de 2020: ¡Tiempo de prueba, tiempo de Evangelio!

9 de abril de 2020: ¡Tiempo de prueba, tiempo de Evangelio!
Este 9 de abril, Jueves Santo, el padre Johan Pacheco, nos anima a dar gracias a Dios por el sacerdocio y la Eucaristía, dos dones preciosos de nuestra Iglesia que, bajo las circunstancias actuales de cuarentena, se valoran aún más. Iniciamos el Triduo Pascual, un tiempo propicio para reconciliarnos con Dios y con nuestros hermanos.

Source: Vatican
Link: 9 de abril de 2020: ¡Tiempo de prueba, tiempo de Evangelio!

¿Cómo entender la riqueza de la Eucaristía ahora que no podemos asistir al templo?

¿Cómo entender la riqueza de la Eucaristía ahora que no podemos asistir al templo?

«Jesús es el Hijo primogénito de Dios, hijo que admira y ama a su Padre, y que cada día quiere darle un regalo de acción de gracias. Pero que pide a sus hermanos que firmen la carta del regalo, ese regalo es la Eucaristía y la firma debe ser honrada siendo don para la vida de los demás» —Raniero Cantalamessa OFMC.

La Eucaristía es la acción de gracias por excelencia, además de ser el acto de donación de Cristo como sacrificio agradable al Padre. Sacrificio que consiste en que Jesús se hace víctima de expiación por nosotros, sin excepción alguna. 

En este tiempo de cuarentena en el que nuestros templos están cerrados, muchos estamos privados de la celebración presencial de la Eucaristía y solo nos queda el consuelo de la celebración virtual de la misma.

Que siendo sinceros, no es lo mismo, partiendo del hecho de la ausencia del efecto sacramental. Pero sin encaminarnos por allí, quisiera que pensáramos en el valor que tiene la Eucaristía en nuestra vida y en nuestra fe. 

Ofrecemos un sacrificio a Dios

En la Eucaristía, el sacerdote ofrece a Dios el sacrificio del altar, pero algo que muchas veces pasamos por alto es que nosotros como sacerdotes bautismales en unión al sacerdote que preside la celebración litúrgica, ofrecemos también nuestras vidas como ofrenda de ese sacrificio. 

Las diferentes intenciones, necesidades o dificultades con las que llegamos al templo cada día, al ser entregadas a Dios, se hacen ofrenda del altar. Es por esto que se hace necesario que lleguemos con un tiempo de antelación al templo, para así poder orar y entregar nuestra ofrenda a Dios. 

¿Y ahora que no podemos ir al templo?

En primer lugar, pienso que el hecho de no tener posibilidad de ir al templo y celebrar la Eucaristía, nos ha permitido sentir la ausencia de esta riqueza, valorarla mucho más. En otras palabras se nos ha hecho real el refrán: «nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde».

Digo esto porque a todos nos ha pasado que un día simplemente nos sentimos como con cierta pereza y vamos a misa pero no estamos conectados totalmente. O peor aún, no vamos y preferimos hacer algo diferente. 

Estos días que hemos estado privados de estar en el templo, son días que nos han llevado a sentir mayor deseo de unirnos a Jesús en el altar. No sé si también a ti te pase, pero cada vez que me uno a la celebración eucarística por los medios de comunicación, me pregunto ¿qué sentiremos cuando regresemos a nuestros templos?

La Eucaristía es vivencia de adoración y unión con Dios

Como criaturas que somos, al reconocer humildemente nuestra pequeñez nos unimos íntimamente a Dios. Y en esa unión somos invadidos por un estupor ante el reconocimiento de su grandeza y bondad. Esto nos hace salir de nosotros mismos y de ese pequeño mundo que poseemos, transportándonos a la grandeza de la presencia sacramental del Señor en la Eucaristía. 

Nuestra participación activa en el sacramento eucarístico nos permite participar del amor sin fin que se dona a nosotros en infinita gratuidad. Lo que debe llevarnos a una profunda adoración de la señoría omnipotente, bondadosa y providente de Dios. 

La belleza de la celebración litúrgica, su armonía y nobleza, conducen el alma a la adoración y unión con el Espíritu de Dios. Por ello, estamos llamados a dejarnos transportar por ese mismo Espíritu en medio del silencio, de los cantos, de la escucha de la Palabra, de la oración, de los gestos, y del ornato litúrgico.

Pues es el Espíritu el que nos conduce hacia una adoración plena y sincera de Dios. Hay una conferencia online hermosa que habla sobre el misterio de la Eucaristía, tal vez te animes a verla en este tiempo de cuarentena. Se llama «Conocer la misa para hacernos Eucaristía», estoy seguro de que puede servirte mucho. 

En este de aislamiento, el espacio para la adoración es lo íntimo del corazón. Es en este momento en el que se hacen concretas las palabras del Evangelio que nos invitan a ir a nuestra habitación y allí orar al Padre.

Reconoce la grandeza de la misericordia y bondad de Dios en tu vida y surgirán las palabras para orar y adorar al Señor que en todo momento nos escucha. 

No es solamente celebrar la Eucaristía, es ser Eucaristía

Esta pandemia, la cuarentena y la privación de asistir a los actos litúrgicos deben conducirnos a descubrir una riqueza de nuestra fe que es la de convertir nuestra vida en Eucaristía. Sí, no te asustes, todos hemos celebrado la Eucaristía como sacerdotes bautismales que en unión al sacerdocio ministerial, celebramos un sacrificio agradable al Padre. Pero la pregunta que nos podríamos hacer hoy es ¿somos Eucaristía?

En el Evangelio de Juan (4,24), encontramos que Jesús nos dice cómo debe ser nuestra adoración: «Dios es Espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y verdad». Esta perícopa del texto ha servido a lo largo de los años para designar algo esencial para la fe de los hombres, que nuestra oración, nuestro culto y celebración debe ser en espíritu y verdad.

Es decir que nazca de los más íntimo del ser mismo y que en la más absoluta sinceridad se una a la vivencia misma de la cotidianidad. En pocas palabras es una llamado a la coherencia: celebración y vida. 

Por tanto, que seamos Eucaristía, es que nuestra vida sea testimonio palpable de lo que celebramos y de lo que creemos. Que la oración y espiritualidad que vivimos sea tan humilde y sincera, que se irradie como luz que alumbra al mundo y como sal que da sabor y vida a la sociedad. Llegando a encarnar las palabras de san Francisco de Asís: «predica el Evangelio en todo momento y si es necesario usa las palabras», que nuestra vida siempre anuncie a Cristo. 

La entrada ¿Cómo entender la riqueza de la Eucaristía ahora que no podemos asistir al templo? se publicó primero en Catholic-Link.



Source: catholic-link
Link: ¿Cómo entender la riqueza de la Eucaristía ahora que no podemos asistir al templo?

Coronavirus y su paso por América Latina ¿Cómo ayuda la Iglesia?

Coronavirus y su paso por América Latina ¿Cómo ayuda la Iglesia?
Subsidios litúrgicos para rezar en casa toda la familia, acompañamiento espiritual y campañas de bienes para ayudar a los más necesitados. Son algunas de las propuestas que la Iglesia en América Latina está llevando a cabo en estos días de confinamiento y pandemia mundial.

Source: Vatican
Link: Coronavirus y su paso por América Latina ¿Cómo ayuda la Iglesia?