15 de abril. Museos Vaticanos: La belleza nos une

15 de abril. Museos Vaticanos: La belleza nos une
La belleza crea comunión, involucra en la misma mirada a personas distantes, conecta el pasado, el presente y el futuro. El Papa Francisco lo ha recordado en más de una ocasión. La universalidad de la Buena Nueva siempre ha sido traducida por la Iglesia en el lenguaje del arte. A partir de estas premisas, en un momento histórico dramático, caracterizado por la incertidumbre y el aislamiento, presentamos esta iniciativa realizada por los Museos Vaticanos y Vatican News: las obras maestras de las colecciones del Vaticano comentadas por los Papas.

Source: Vatican
Link: 15 de abril. Museos Vaticanos: La belleza nos une

15 de abril de 2020: ¡Tiempo de prueba, tiempo de Evangelio!

15 de abril de 2020: ¡Tiempo de prueba, tiempo de Evangelio!
Este miércoles 15 de abril, de la Octava de Pascua, el Padre Claudio Quintanilla, orionista, nos sugiere compartir con el Señor todo lo que está pasando por nuestras almas en medio de este tiempo de prueba. Así como lo hicieron los discípulos de Emaús, Jesús se interesa por lo que vivimos y quiere que lo volquemos en su corazón.

Source: Vatican
Link: 15 de abril de 2020: ¡Tiempo de prueba, tiempo de Evangelio!

Masterclass Gratuita: 10 claves para una Evangelización Digital con impacto

Masterclass Gratuita: 10 claves para una Evangelización Digital con impacto

¿Una Masterclass gratuita? ¡Leíste bien! Cumpliremos 10 años y lo que más hemos disfrutado en todo este tiempo ha sido llegar a millones de corazones evangelizando de la mano de Dios. Ha sido un proceso maravilloso, lleno de aprendizajes, pero también de fracasos, que han llegado para enriquecer nuestro apostolado de una manera inimaginable.

Pensamos ¿y ahora qué?, ¿qué paso sigue?, ¿cómo podemos llevar todo esto que hemos aprendido a otro nivel? Entonces se nos ocurrió ofrecer una Masterclass Gratuita con 10 claves para una Evangelización Digital con impacto.

Una oportunidad única para conocer desde adentro cuáles han sido los aciertos que le han permitido a este hermoso proyecto (que empezó siendo muy pequeño), tener un impacto apostólico inmenso dentro de la Iglesia.

¿Cómo me inscribo a mi Masterclass gratuita?

Toda esta experiencia se ha convertido en un tesoro que no nos queremos guardar. Nuestra alegría más grande es poder compartir contigo nuestro conocimiento. Así que no lo pienses más, embárcate en esta aventura con nosotros y disfruta ahora mismo de esta oportunidad.

Inscribirte a nuestra Masterclass Gratuita: 10 claves para una Evangelización Digital con impacto es muy fácil. Solo debes dar click en este enlace: ¡Quiero mi Masterclass gratuita!

Corre la voz, invita a tus amigos, a tus familiares, a tu grupo parroquial, a todo el que quiera unirse y sepas que guarda el inmenso deseo de alimentar espiritualmente a los demás. Con esta Masterclass todos podemos aprender. ¡Créeme, no te vas a arrepentir! 🤩

La entrada Masterclass Gratuita: 10 claves para una Evangelización Digital con impacto se publicó primero en Catholic-Link.



Source: catholic-link
Link: Masterclass Gratuita: 10 claves para una Evangelización Digital con impacto

El sureste asiático en peligro de “morir de hambre” a causa de la pandemia

El sureste asiático en peligro de “morir de hambre” a causa de la pandemia
En el sur de Asia, una de las regiones más pobres del planeta, millones de personas ya están sufriendo las consecuencias de la pandemia: han perdido sus trabajos, su casa, no tienen ingresos y están en riesgo de morir de hambre

Source: Vatican
Link: El sureste asiático en peligro de “morir de hambre” a causa de la pandemia

Libia: continúan los ataques en medio de la pandemia del Covid-19

Libia: continúan los ataques en medio de la pandemia del Covid-19
Pese al llamamiento del Papa Francisco en la reciente Pascua pidiendo el «cese definitivo de las guerras», los conflictos armados continúan en Libia. Según fuentes oficiales, el mariscal Khalifa Haftar, quien en 2014 se convirtió en jefe del autoproclamado Ejército Nacional Libio y lidera una ofensiva por el control de la capital Trípoli (donde tiene su sede el Gobierno de Acuerdo Nacional); sufrió un nuevo revés el lunes 13 de abril al perder dos ciudades estratégicas, entre ellas Sorman, considerada un importante cuartel militar.

Source: Vatican
Link: Libia: continúan los ataques en medio de la pandemia del Covid-19

¿Qué hay detrás del sufrimiento cristiano? 5 puntos clave para entenderlo

¿Qué hay detrás del sufrimiento cristiano? 5 puntos clave para entenderlo

Sufrimiento, una palabra que resuena constantemente en nuestro interior por estos días. El objetivo de este artículo es iluminar un poco la experiencia actual de la humanidad con algunos pasajes bíblicos. Palabras de Cristo, Mateo y Marcos, así como experiencias de san Pablo y meditaciones de nuestros queridos últimos tres Papas, que seguramente podrán brindarles un soplo de esperanza, en medio a la oscuridad.

Quiero empezar diciendo que, no me resulta fácil compartir estas reflexiones e ideas que se me vienen a la mente y corazón, a lo largo de todos estos días. Rezando mi rosario, arrodillado delante del Santísimo, o simplemente, conversando con mis amigos.

No me es fácil, pues se trata de mirar lo que está ocurriendo en el mundo. Pero… es de cristianos no huir al dolor y sufrimiento. Y es en estos momentos límite, dónde se pone en juego nuestra vida, y las verdades en las que creemos. Quiero recordar el pasaje elegido por el papa Francisco, para la bendición «Urbi et Orbe», a fin de poner un marco evangélico a la reflexión, y no caer por la pendiente del miedo y la desconfianza.

«Y entrando él en la barca, sus discípulos le siguieron. Y he aquí que se levantó en el mar una tempestad tan grande que las olas cubrían la barca; pero él dormía. Y vinieron sus discípulos y le despertaron, diciendo: ¡Señor, sálvanos, que perecemos!

Él les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza. Y los hombres se maravillaron, diciendo: ¿Qué hombre es este, que aún los vientos y el mar le obedecen? (Mateo 8, 23-27)».

Es cierto que estamos en medio a una tempestad. Las olas son recias, y el viento parece querer hundir nuestra barca. Pero estamos con el Señor. Acordémonos de la pregunta que nos hace: «Por qué teméis? Hombres de poca fe».

Nos decía el Papa, que Jesús, en realidad, no está dormido. La pregunta real es: «¿Está Cristo despierto en tu vida?» Si Cristo no está en mi vida, entonces, realmente, no hay esperanza ante la situación.

1. Cristo ya venció la muerte y el dolor

No me refiero a querer sufrir, en una suerte de acto masoquista. De ninguna manera. Pero sí… descubrir esperanza en medio a todo este dolor. Y es que si no cargamos como humanidad la cruz que nos toca en este tiempo, no vamos a poder llegar a la victoria de la Resurrección.

El misterio central de nuestra fe se centra en eso, en la Resurrección de Jesús. La razón por la que vale la pena ser cristianos. El hecho histórico, que ya es una realidad para nuestras vidas —incluso ahora— que Cristo, después de tres días, resucitó, y nos ha dado la victoria sobre el mal y la muerte. No tenemos porque temer. San Pablo lo dice varias veces en sus cartas. «Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe» (1 Corintios 15, 14)

En otros pasajes, nos enseña también Jesús, que si queremos la alegría de su victoria sobre el mal, debemos antes pasar por la cruz. Por ejemplo, en la Transfiguración (Marcos 9, 2-10). Al ver la Gloria de Jesús, Pedro le pide al Señor hacer tres tiendas y quedarse arriba en el Monte.

Pero Jesús le dice con claridad que antes deberían pasar por el sacrificio y muerte en cruz. También lo explica de modo prístino san Pablo, cuando en Romanos 8, 18, dice: «Los padecimientos del tiempo presente no son comparables con la gloria futura que se va a manifestar en nosotros».

2. El sentido cristiano del sufrimiento

¿Qué quiero decir con todo esto? De ninguna manera estoy haciendo cualquier tipo de apología al dolor. Simplemente, quiero hacer muy claro y explícito el camino del cristiano. El camino de los que decidimos acompañar a Cristo para alcanzar la felicidad y gloria de la vida Eterna.

El santo Papa Juan Pablo II, en su Carta Apostólica «Salvifici Doloris», explicando el dolor humano, dice: «El sufrimiento parece ser, y lo es, casi inseparable de la existencia terrena del hombre». Y más adelante menciona: «La Iglesia, que nace del misterio de la redención en la cruz de Cristo, está obligada a buscar el encuentro con el hombre, de modo particular en el camino de su sufrimiento. En tal encuentro el hombre «se convierte en el camino de la Iglesia», y es este uno de los caminos más importantes».

Y sigue: «El sufrimiento humano suscita compasión, suscita también respeto, y a su manera atemoriza. En efecto, posee un misterio». Termina el Papa JPII, en el numeral 4 de su Carta Apostólica, diciendo que nuestro corazón necesita una respuesta para el dolor. Mientras que la fe proporciona ese sentido imperativo que buscamos al dolor y muerte. Así que, aprender a vivir y cargar el dolor no solamente es propio del cristiano, es algo de toda la humanidad.

Podemos apenas imaginar qué experiencias estará viviendo cada familia en sus casas. Para algunas pueden ser días en los que se esfuerzan por cultivar y crecer en el amor de esposos e hijos. En cambio, otros la están pasando muy mal, porque no hay un clima pacífico, y más bien, estar encerrados genera un clima tenso, de impaciencia y conflicto.

Además, hay otras familias que están separadas, debido al cierre de las fronteras, mientras uno de la familia estaba de viaje por trabajo, o sencillamente, de vacaciones. Muchos no han podido acompañar a sus seres queridos en la muerte.

Otros han podido —con las justas— proporcionar un velorio a su familiar fallecido, prácticamente con la sola presencia de la familia más cercana. Cómo no solidarizarme con aquellos que normalmente ya tienen dificultades psicológicas o psiquiátricas, que son —por suerte, no en todos los casos— agudizadas por este clima de inseguridad e incertidumbre.

3. Cristo nos acompaña en el dolor

Qué reconfortantes y alentadoras resuenan en nuestro corazón las palabras de Cristo cuando nos dice: «Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera» (Mateo 11, 28-30).

Lo cierto es que todos estamos presenciando la fragilidad y vulnerabilidad, el sufrimiento y la muerte, que golpean a la puerta de nuestras casas. Esta experiencia genera un sentimiento de duelo, de un dolor profundo. Pues es el dolor de toda la humanidad, que ve cómo la vida se esfuma, debido a un virus, imperceptible a nuestra vista.

Esa fragilidad, fugacidad de la vida y la experiencia trágica y angustiante del dolor y la muerte es, en realidad, algo que siempre estuvo y está presente en nuestras vidas. La diferencia es que ahora, esta situación nos obliga a mirarla de frente.

Es decir, no hay cómo obviar esa realidad. No hay cómo voltear la mirada. Normalmente, estamos acostumbrados a huir y no querer hablar, ni pensar sobre nuestra muerte. La actitud del mundo es olvidar que existe, o acercarse a ella de modo ligero, trivial. Lo vemos en películas de acción y aventura, como mueren personajes aquí y allá, como si no significara nada.

4. ¿Cómo enfrenta un cristiano las cruces de la vida?

¿Cómo hacemos entonces para vivir este tiempo tan difícil? ¿De qué manera afrontar y vivir los siguientes días, semanas, hasta meses, si no lo solemos hacer? La experiencia de fragilidad, y la realidad de la muerte — como les decía— es propia de la condición humana. Debería ser algo con lo cual sabemos vivir. Pero ¿por qué nos cuesta tanto?

El primer punto que me parece crucial es este: ¿En qué cosas solemos poner nuestra seguridad y confianza? Es decir, ¿cuáles son los pilares de nuestra vida? Si nuestra seguridad está en el dinero, en el éxito profesional, en los placeres y comodidades de esta vida, situaciones como esta nos generan mucha angustia, ansiedad, miedo, incertidumbre.

Pues ninguna de esas cosas nos brindan las respuestas que necesitamos en una condición como la actual. Dios no lo quiera, pero… ¿qué pasa si me toca a mí la muerte?, ¿qué pasa si uno de mis seres queridos está infectado? No existe —por lo menos, actualmente— ninguna cura o medicina contra ese virus.

Por eso, la experiencia de nuestra fragilidad y vulnerabilidad, la posibilidad del sufrimiento y de la muerte, debe llevarnos a replantear los fundamentos y seguridades de nuestra vida. Debe motivarnos a mirar nuestra vida con otros ojos, y con la conciencia de la posibilidad cercana de la muerte.

Preguntarnos ¿qué nos pasará después de esta vida?, ¿estoy preparado?, ¿pienso qué sentido le estoy dando a mi vida, para que pasados 10, 20 o 30 años, pueda decir: «¡Valió la pena vivir!»?

Si este tiempo te está sirviendo para darte cuenta de que no estás contento con la vida que tienes, o sientes que no vas por el camino que quisieras. Es hora de preguntarte ¿cuáles son los verdaderos fundamentos y seguridades que necesito para mi vida?, ¿qué tanto me dijo iluminar por la verdad?

«Así pues, todo el que oiga estas palabras mías y las ponga en práctica, será como el hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, y embistieron contra aquella casa; pero ella no cayó, porque estaba cimentada sobre roca. Y todo el que oiga estas palabras mías y no las ponga en práctica, será como el hombre insensato que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, irrumpieron contra aquella casa y cayó, y fue grande su ruina». (Mateo 7, 24-27)

5. Palabras de aliento

Termino con una cita de Benedicto XVI, que puede traernos paz y serenidad, en medio de la tribulación:

«Nuestro mundo actual es un mundo de miedos: miedo a la miseria y a la pobreza, miedo a las enfermedades y a los sufrimientos, miedo a la soledad y a la muerte. En nuestro mundo tenemos un sistema de seguros muy desarrollado: está bien que existan.

Pero sabemos que, en el momento del sufrimiento profundo, en el momento de la última soledad, de la muerte, ningún seguro podrá protegernos. El único seguro válido en esos momentos es el que nos viene del Señor, que nos dice también a nosotros: «No temas, yo estoy siempre contigo». Podemos caer, pero al final caemos en las manos de Dios, y las manos de Dios son buenas manos» (Benedicto XVI. 18 de diciembre de 2005).

¡Qué este sufrimiento no sea en vano y nos recuerde cada día que junto a Cristo no pereceremos!

La entrada ¿Qué hay detrás del sufrimiento cristiano? 5 puntos clave para entenderlo se publicó primero en Catholic-Link.



Source: catholic-link
Link: ¿Qué hay detrás del sufrimiento cristiano? 5 puntos clave para entenderlo

V aniversario de la muerte del Cardenal Roberto Tucci

V aniversario de la muerte del Cardenal Roberto Tucci
Hace cinco años fallecía el “Padre Tucci”, como se llamaba habitualmente a este jesuita, experto en temas del Concilio Ecuménico Vaticano II, quien fue Director de «La Civiltà Cattolica», de «Radio Vaticano» y, por último, organizador de los viajes apostólicos de San Juan Pablo II

Source: Vatican
Link: V aniversario de la muerte del Cardenal Roberto Tucci

Yemen. Monseñor Hinder: que se detenga la guerra y el comercio de armas

Yemen. Monseñor Hinder: que se detenga la guerra y el comercio de armas
La población de Yemen también está experimentando hoy la tragedia de la pandemia, con todas las incertidumbres y temores por el mañana que conlleva. Más allá de esto, hay guerra y hambre. El Vicario Apostólico de Arabia Meridional recuerda a nuestros micrófonos las palabras del Papa en el día de Pascua y señala los desafíos que los cristianos enfrentan en esta región.

Source: Vatican
Link: Yemen. Monseñor Hinder: que se detenga la guerra y el comercio de armas

Migrantes centroamericanos expuestos al contagio del Covid19

Migrantes centroamericanos expuestos al contagio del Covid19
Los responsables de organismos y órdenes católicas dedicados a los migrantes de México, Guatemala y Honduras piden en una Declaración emitida el fin de semana pasado, que los gobiernos de EEUU y México, cesen las “expulsiones de migrantes durante la crisis de COVID-19” porque expone a las personas a más riesgos de salud de los que ya sufren por su situación de migrantes.

Source: Vatican
Link: Migrantes centroamericanos expuestos al contagio del Covid19

Católicos Latinoamericanos ante Covid-19: Fraternidad, compromiso y acción

Católicos Latinoamericanos ante Covid-19: Fraternidad, compromiso y acción
Ante la crisis humanitaria más grave en el último siglo, causada por el Covid-19, los Católicos Latinoamericanos con responsabilidades políticas, emitieron un “Manifiesto” en el cual dan a conocer algunas reflexiones y compromisos concretos para toda la ciudadanía, pero especialmente para quienes tienen responsabilidades políticas.

Source: Vatican
Link: Católicos Latinoamericanos ante Covid-19: Fraternidad, compromiso y acción

14 de abril. Museos Vaticanos: La belleza nos une

14 de abril. Museos Vaticanos: La belleza nos une
La belleza crea comunión, involucra en la misma mirada a personas distantes, conecta el pasado, el presente y el futuro. El Papa Francisco lo ha recordado en más de una ocasión. La universalidad de la Buena Nueva siempre ha sido traducida por la Iglesia en el lenguaje del arte. A partir de estas premisas, en un momento histórico dramático, caracterizado por la incertidumbre y el aislamiento, presentamos esta iniciativa realizada por los Museos Vaticanos y Vatican News: las obras maestras de las colecciones del Vaticano comentadas por los Papas.

Source: Vatican
Link: 14 de abril. Museos Vaticanos: La belleza nos une

Monseñor Cobo: la carta de Francisco, el desafío de dar pasos hacia adelante

Monseñor Cobo: la carta de Francisco, el desafío de dar pasos hacia adelante
Monseñor José Cobo, obispo Auxiliar de Madrid y miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social y Promoción Humana, responde a las preguntas de Vatican News sobre la carta que el Papa Francisco envió a los Movimientos populares el pasado domingo de Resurrección. “Nos lanza a la lucha por las tres “tes”: tierra, techo y trabajo”.

Source: Vatican
Link: Monseñor Cobo: la carta de Francisco, el desafío de dar pasos hacia adelante

El Papa reza para que en las dificultades estemos unidos superando las divisiones

El Papa reza para que en las dificultades estemos unidos superando las divisiones
En la misa de Santa Marta, Francisco pide a Dios la gracia de hacernos superar nuestras divisiones en este difícil momento. En su homilía, subrayó que convertirse es volver a ser fiel, una actitud humana que no es tan común en nuestras vidas: fidelidad en los buenos y en los malos tiempos, fidelidad a Dios y a los demás.

Source: Vatican
Link: El Papa reza para que en las dificultades estemos unidos superando las divisiones

14 de abril de 2020: ¡Tiempo de prueba, tiempo de Evangelio!

14 de abril de 2020: ¡Tiempo de prueba, tiempo de Evangelio!
Este martes 14 de abril, de la Octava de Pascua, el Padre Andrés Valencia Henao, escolapio, nos exhorta a buscar la presencia de Cristo Resucitado. Así, como María Magdalena lo encontró al llorar su ausencia, estamos llamados a hacernos testigos de la alegría que nos trae la vida nueva que Él nos regala.

Source: Vatican
Link: 14 de abril de 2020: ¡Tiempo de prueba, tiempo de Evangelio!

«Carta de Dios a los seres humanos del 2020». Una reflexión imperdible

«Carta de Dios a los seres humanos del 2020». Una reflexión imperdible

Familia, antes que nada quisiera decirles ¡Feliz Pascua! Les mando un abrazo muy grande en estos días. Deseo que la esperanza más fuerte de todas y el triunfo del amor sobre la muerte, nos muevan más que nunca en estos días.

Antes de ver el hermoso video que hoy les comparto, quisiera empezar citando a un amigo sacerdote llamado Juan Bytton SJ, que con sus palabras me permitió reflexionar profundamente:

«Confieso que me cuesta decir este año ¡Feliz Pascua de Resurrección! Creo que como humanidad aún estamos en Viernes Santo, y Dios tiene sus tiempos para manifestarse. Sin embargo, la esperanza es el dynamis de la vida, no es una consecuencia sino la causa, no depende de nuestros estados de ánimo, sino de aquél que es capaz de ver el final del túnel porque ya lo atravesó».

Qué sabías palabras ¿no? Esta vez quiero compartirles un video que rápidamente recibió muchas visitas en esta Semana Santa por las redes y con el que muy seguramente también te sentirás identificado y consolado.

Muchos se preguntan en este tiempo, ¿Será la pandemia un juicio de Dios?, ¿será un castigo?, ¿es una prueba?, ¿es una profecía cumplida? Ya en la homilía del Viernes Santo lo entendimos mejor, y este video logra explicarlo de una forma muy especial y cautivadora.

¿Qué nos está diciendo Dios con esta pandemia?

Si quieres conocer qué nos está diciendo Dios con esta pandemia, el Dios al que celebramos vivo en estos días, anímate a ver este video titulado «Carta de Dios a los seres humanos del 2020». Te recomiendo que busques un espacio cómodo para verlo y escucharlo.

Escúchalo como si el mismo Dios te estuviese hablando. Conviértelo en un momento íntimo entre tú y Él. Y ten la certeza, de que ese mismo Dios, ha resucitado y sigue caminando contigo en este preciso instante.

Una gran idea puede ser compartir este video «Carta de Dios a los seres humanos del 2020» con tus hermanos de comunidad, tus familiares o amigos cercanos. Estas son algunas preguntas que pueden servir para reflexionar:

1. ¿Cuál frase te resonó más en el corazón y por qué crees que fue así?

2. Si tuvieras que escribir una carta de respuesta, ¿qué te gustaría decirle a Dios en este momento?

3. ¿A qué amigo o familiar te gustaría compartirle este video y por qué?

Una vez más, ¡Feliz Pascua de Resurrección! La tumba está vacía, juntos haremos nuevas todas las cosas.

La entrada «Carta de Dios a los seres humanos del 2020». Una reflexión imperdible se publicó primero en Catholic-Link.



Source: catholic-link
Link: «Carta de Dios a los seres humanos del 2020». Una reflexión imperdible

Mauricio López: Más allá de la pandemia, la conversión existencial

Mauricio López: Más allá de la pandemia, la conversión existencial
El Secretario Ejecutivo de la Red Eclesial Panamazónica, Mauricio López, nos invita a sumergirnos en la obra La Peste de Albert Camus y encontrar, desde este planteamiento existencial y literario, respuesta a la pregunta por el sentido de la vida hoy, particularmente en este contexto de crisis sanitaria.

Source: Vatican
Link: Mauricio López: Más allá de la pandemia, la conversión existencial

Cabrejos: “Como San Francisco: cada mañana hay que empezar de nuevo”

Cabrejos: “Como San Francisco: cada mañana hay que empezar de nuevo”
La Pascua del Señor ofrece un mensaje de esperanza, Cristo Resucitó. Su mensaje de esperanza se da en la hora más oscura para la humanidad. Homilía en el Domingo de Resurrección del presidente de la Conferencia Episcopal peruana y del Celam, Mons. Miguel Cabrejos. «Cristo nos invita a renacer cada día, a ser mejores, a dejar atrás el pasado. Decir como San Francisco, dijo, “cada mañana hay que empezar de nuevo”.

Source: Vatican
Link: Cabrejos: “Como San Francisco: cada mañana hay que empezar de nuevo”

Reacciones en el mundo a la carta del Papa a los movimientos populares

Reacciones en el mundo a la carta del Papa a los movimientos populares
El Papa Francisco, el pasado domingo de Resurrección, se dirigió a los movimientos populares de todo el mundo a través de una carta. En ella expresa su cercanía a los trabajadores pobres, quienes «han sido excluidos de los beneficios de la globalización» pero no de sus efectos negativos: «los males que afectan a todos, les afectan el doble».

Source: Vatican
Link: Reacciones en el mundo a la carta del Papa a los movimientos populares

¿Eres médico? San Giuseppe Moscati te acompaña durante esta pandemia

¿Eres médico? San Giuseppe Moscati te acompaña durante esta pandemia

En las últimas semanas en el contexto de la pandemia del coronavirus hemos presenciado cómo los médicos y los profesionales de la salud hemos adquirido un rol muy importante y estamos en el foco de atención de todo el mundo.

Para algunos resultamos ser unos héroes por estar saliendo al paso de esta coyuntura tan compleja y mostrando características propias de nuestra vocación y profesión, como son el servicio abnegado y con mucho sacrificio.

Esperanza en la ciencia, en el servicio y en la fe

Ha sido una ocasión para que se tenga esperanza no solo en la ciencia que ofrece la medicina para poder encontrar cura de este mal, sino también esperanza en una aproximación más compasiva y humana que se ponga al servicio de los más necesitados y vulnerables. Que en mi concepto es un aspecto que, aunque pudiera estar relegado, nunca ha dejado de ser esencial de esta vocación.

El pasado 12 de abril celebramos la fiesta de un santo del siglo pasado, un médico italiano, llamado Giuseppe Moscati. Me parece que su testimonio es muy elocuente y puede renovarnos a todos los médicos y a quienes trabajamos con enfermos hoy, para poder seguir perseverando con fidelidad en nuestra vocación y misión.

Podríamos decir que en su tiempo él fue un verdadero héroe. Me hace pensar en esto lo que él decía: «Ama la verdad, muéstrate cual eres, sin fingimientos, sin miedos, sin miramientos. Y si la verdad te cuesta persecución, acéptala; y si tormento, sopórtalo. Si por la verdad tuvieras que sacrificarte a ti mismo y a tu vida, sé fuerte en el sacrificio». Y no solo lo dijo sino que así también lo vivió.

Si bien la fama de la santidad de este médico ha venido creciendo en los últimos años, no son muchos los que conocen la historia de este gran hombre. Un modelo a seguir para todos los fieles laicos y para cualquier persona que aspire a vivir en su vida cotidiana la caridad.

Por este motivo, hoy quiero contarte quién es este admirable santo, y compartirte de igual modo la película completa que narra su historia. Una oportunidad genial en este tiempo de cuarentena para alimentar el espíritu. 😉

Giuseppe Moscati, un médico particular

«El hombre que invocaremos de hoy en adelante como santo de la Iglesia universal, se presenta a nosotros como una realización concreta del ideal del cristiano laico. Desde todos los puntos de vista Moscati constituye un ejemplo para admirar y seguir sobre todo por los médicos. Él es un ejemplo hasta por los que no comparten su fe» (San Juan Pablo II. Canonización de San Giuseppe Moscati. 1987).

¿Cuáles son los rasgos que lo hacen tan especial? ¿Qué fue lo que hizo que le vale tan gran mérito? Quiero tan solo mencionar unos aspectos de su biografía que nos pueden demostrar el por qué de su santidad y heroísmo.

Moscati nació en septiembre de 1880 en Benevento, Italia y falleció en la ciudad de Nápoles en 1927. Ingresó a la universidad para estudiar medicina y a los veintidós años se graduó con las mejores calificaciones de su generación. Terminando su carrera, fue elegido para trabajar en el gran hospital de los «Incurables» en Nápoles.

Esta institución recogía desde varios siglos atrás a todos aquellos pobres, que estaban desahuciados y que padecían como su nombre lo dice, enfermedades que tradicionalmente no tenían cura. Desde entonces su prioridad se convirtió en atender personalmente y con especial dedicación a cada uno.

Lo hizo con cuidado y reverencia, percibiendo en cada uno a un hermano que sufre. Incluso viendo en cada uno el rostro de Cristo sufriente que necesita de ayuda. Reconociendo su dignidad, independientemente de su condición física, moral, social o familiar.

En varias ocasiones rechazó ofertas que prometían una carrera académica de renombre. Esto porque se dio cuenta que el plan de Dios para él, era servir a sus pacientes pobres, a quienes nunca les cobró dinero y atendía siempre con una sonrisa y sin hacerse notar.

Unos años después de obtener su título de médico organizó la evacuación de un hospital durante una erupción del Monte Vesubio. Ayudó a muchos enfermos durante una epidemia de cólera y durante la Primera Guerra Mundial, cuidó de los soldados heridos y moribundos del ejército italiano.

Giuseppe Moscati fue un abnegado maestro

Una de sus pasiones era enseñar a futuros médicos. Dictó distintas cátedras en el ámbito académico, no se conformaba con impartir las lecciones que se encuentran en los libros, sino que pretendía enseñar a partir del acompañamiento de cada uno de sus enfermos, de lo que cada uno de ellos podía inspirar a sus pupilos.

Era más importante entender el valor integral de cada ser humano que busca ayuda, que poder recitar de memoria y recordar todos los signos clínicos, los criterios diagnósticos y tratamientos.

Sus jornadas se prolongaban entre los muchos quehaceres ante la cantidad de personas que atendía. Sumado el tiempo dedicado a su estudio personal, debido a que consideraba la necesidad de formarse bien y estar capacitado para atender de una mejor manera a sus pacientes.

Era común que sacrificara sueño y a veces una buena alimentación, debido a su consagración a los demás. Un auténtico apóstol en todo momento.

¿De dónde sacaba fuerzas para ejercer tan exigente labor?

De la Eucaristía diaria y de la oración. La centralidad de su quehacer estaba en la fe y el amor por el Señor. Se levantaba temprano para asistir a misa y recibir la Eucaristía, después se dirigía a las colonias pobres para ver algunos enfermos y a las 8:30 a.m. iniciaba el trabajo en el hospital. Antes de examinar a alguien o realizar una investigación médica, se colocaba en la presencia de Dios.

Su vida activa se sostenía con la gracia y con la presencia de Dios. Sirviendo y acogiendo a sus enfermos como Cristo enseña o como si lo sirviera personalmente a Él en cada uno de ellos. Entre sus piedades estaba además un especial amor filial a Santa María y la devoción a Santa Teresita del niño Jesús.

Este amor preferencial por los pobres y enfermos lo llevó a hacer una consagración total. Hizo un compromiso de celibato y de no casarse, para poder entregar con mayor disponibilidad su vida a los que cada vez más lo buscaban.

Fiel seguidor de las enseñanzas de Cristo y de los valores evangélicos

Él encarnó en su vida como ya se ha mencionado, el mandamiento del amor y de la caridad, acogió el llamado de anunciar con su propia vida el Evangelio.

Su radicalidad, coherencia y fidelidad, fue lo que le llevó a ser signo de contradicción. Pues a pesar de ser muy preciado por los que servía, varios de sus colegas y estudiantes, también contrastaban sus creencias, sus actitudes con los criterios e ideales del mundo.

Por ejemplo, los ideales de fama, éxito, reconocimiento, de posición social que se presentaban a sus compañeros, para él nunca fueron una motivación ni un horizonte a seguir. Podemos decir que en él se aplica lo de «estar en el mundo sin ser del mundo», ejerciendo su papel y misión de laico en la edificación del Reino de Dios.

La clave de su santidad cotidiana fue que a través de esta presencia de Dios era capaz de discernir el Plan de Dios para él. Poseía la reverencia para escuchar lo que Dios le pedía en su trabajo, con su vida, con su profesión y sus pacientes.

Evangelizador de la cultura

Dentro de toda su actividad apostólica es interesante ver cómo se perciben rasgos de lo que hoy conocemos como «Evangelización de la Cultura». Sin haber conocido las reflexiones y las enseñanzas que el Magisterio de la Iglesia ha dado al respecto en el último tiempo, san Giuseppe fue un laico comprometido con la cultura de su tiempo.

La fuerza transformadora del Evangelio, que él supo encarnar en las distintas circunstancias, dio lugar a un cambio real en ese entonces y tiene el potencial de seguirlo haciendo hoy.

Un aspecto concreto fue dar una respuesta a la sociedad de ese entonces. Él profundizó y comprendió la situación en la que vivía. En medio de la pobreza y la falta de caridad, descubre la necesidad de salir al encuentro de aquellos pobres a los que pocos brindaban una atención personalizada y reverente.

En medio de su miseria, padecían no solo enfermedades del cuerpo, también del alma y del espíritu. Como dice la Gaudium et Spes, fue sensible a los signos de su tiempo, los interpretó a la luz del Evangelio y dio una respuesta a las inquietudes de los hombres (Gaudium et Spes, 4).

Asumió esta tarea con pasión y abnegación, no pasó indiferente ante la realidad. Se dejó interpelar por ella y respondió generosamente.

La manera en que ejerció la medicina

Otro ámbito que evangelizó san Giuseppe Moscati fue la medicina de su tiempo, la manera cómo se ejercía. Salió al encuentro de un sistema de salud con rasgos de deshumanización. Con su testimonio de vida promovió ante todo la centralidad de la persona humana y su dignidad en la atención en salud.

Fue un testigo del amor misericordioso de Dios ante sus pobres pacientes y los que lo buscaban constantemente. Fue también testimonio para otros profesionales de la salud, enfermeras, médicos y todos los colegas con los que trabajaba.

Además, fue un modelo y un ejemplo para sus estudiantes, a los cuales procuraba formar integralmente, no solo con criterios científicos sino con los valores y virtudes cristianas.

Con sus desarrollos e innovaciones científicas fue un claro exponente de la armonía de la ciencia y de la fe para alcanzar la verdad. Promueve una visión cristiana del sufrimiento, no como castigo divino, sino como un signo dentro de la Providencia de Dios.

La huella que ha dejado en el ámbito de la medicina y en la cultura de su época es fruto de su fidelidad a los valores del Evangelio. Así lo recuerda Juan Pablo II:

«Responder a las necesidades de los hombres y a sus sufrimientos fue para él una necesidad imperiosa e imprescindible. El dolor del que está enfermo llegaba a él como el grito de un hermano a quien otro hermano, el médico, debía acudir con al ardor del amor.

El móvil de su actividad como médico no fue, pues, solamente el deber profesional, sino la conciencia de haber sido puesto por Dios en el mundo para obrar según sus planes y para llevar, con amor, el alivio que la ciencia médica ofrece, mitigando el dolor y haciendo recobrar la salud.

Por lo tanto, se anticipó y fue protagonista de esa humanización de la medicina, que hoy se siente como condición necesaria para una renovada atención y asistencia al que sufre» (San Juan Pablo II. Canonización de San Giuseppe Moscati. 1987).

Las enseñanzas y el ejemplo de san Giuseppe Moscati permanecen vigentes

En la actualidad, toda persona encuentra en la figura de san Giuseppe Moscati un paradigma y un ejemplo a seguir. Especialmente aquellos que como él, aspiran a la santidad en su vida ordinaria. Además de aquellos que dedican su vida y profesión al servicio amoroso a los enfermos.

En la situación actual ha sido muy consolador encontrar referentes y ejemplos de vida que puedan ser fuente de inspiración —como lo es Giuseppe Moscati— para perseverar en el servicio a la medicina. No solo con una dedicada pasión científica, más aún con el corazón dispuesto a amar hasta el extremo. Incluso como muchos ya lo han hecho en las últimos meses, aunque cueste la entrega de la vida.

Para terminar, quiero dejarles una frase muy alentadora de este Giuseppe Moscati, que nos remite a tener la mirada en lo esencial y puede iluminar nuestro camino en este tiempo: «La vida es un momento. El honor, las victorias, la riqueza y la ciencia se acaban. Los encantos de la vida pasan y solo el amor eterno permanece, la causa de todo acto de bondad. El amor nos sobrevive, porque Dios es amor».

La entrada ¿Eres médico? San Giuseppe Moscati te acompaña durante esta pandemia se publicó primero en Catholic-Link.



Source: catholic-link
Link: ¿Eres médico? San Giuseppe Moscati te acompaña durante esta pandemia

Pasó de ser un joven migrante educado al ateísmo a obispo

Pasó de ser un joven migrante educado al ateísmo a obispo
La historia de Don Arjan Dodaj. Llegado a Italia en uno de los grandes barcos de inmigrantes en 1993, fue soldador. Descubrió la fe que su abuela le transmitió cantando. Se hizo sacerdote. Hace tres años regresó a Albania. El Papa lo nombró auxiliar de Tirana

Source: Vatican
Link: Pasó de ser un joven migrante educado al ateísmo a obispo